lunes, 11 de enero de 2010

ACTORES DE LA MAFIA MÉDICA


Para Ghislaine Lanctôt, los actores de su libro La Mafia Médica son los siguientes:

- El paciente.

Es el explotado por excelencia. Cuanto más enfermo esté mayores beneficios para la industria farmacéutica. En consecuencia, hay que mantenerlo enfermo y medicado.

- El médico.

Es el vendedor inconsciente de los productos de la industria así como su instrumento de promoción. Las autoridades le forman de tal manera que estará al servicio de sus fines al pie de la letra, sin cuestionar jamás la sacrosanta verdad que se le inculca como doctrina. Según los casos, también se le puede sobornar con privilegios económicos, jerárquicos o ambos. En cuanto al terapeuta, simplemente es declarado ilegal y se le elimina, o bien se le integra y se le controla.

- Los hospitales, clínicas, laboratorios y farmacias.

Son los distribuidores del fabricante, sus cómplices. Para eso se les paga bien. La recompensa por su buena disposición suele ser de orden crematístico.

- La industria.

Es el explotador. El Padrino del sistema sanitario, el Gran Dictador y beneficiario de la enfermedad. Su inmenso poder oculto hace que se le sometan todos los niveles de "autoridades", ya sean del gobierno, médicas o mediáticas. Después de todo, es la industria la que concede el acceso al poder y la notoriedad. Lo que se pide, en contrapartida, es que nadie muerda la mano que le da de comer. Su lema es "Cuantos más pacientes enfermos, con mayor frecuencia y durante más tiempo, más rentabilidad". Todo vale para conseguirlo.

- Las autoridades.

Son el usurpador. Han creado las instituciones y las leyes para apropiarse y desposeer al paciente de sus legítimos derechos sobre su salud. Para no despertar sospechas las autoridades se ocultan tras un biombo: el Gobierno. Las instituciones y los seguros se sitúan bajo su control directo o indirecto. Lo elegimos y financiamos nosotros pero nos traiciona vendiéndonos a la industria. En realidad, el gobierno y sus organismos ("las autoridades") son generalmente asalariados de la industria.

-La mafia de las mafias.

El poder establecido no es sólo nacional. Por encima del sistema sanitario de cada país hay un sistema sanitario mundial, la Organización Mundial de la Salud (OMS), que dicta la política sanitaria global a seguir por todos los gobiernos del planeta.

1 comentario:

Elisa Graciela dijo...

Tu blog es hermoso, llegué a él por la nota Máfia médica, porque hoy colgué en mi blog, una nota de la autora de este maravilloso y valiente libro.
Estoy de acuerdo con ella, en un 100%.
Soy terapeuta floral Sirio, desde hace 20 años, he visto curaciones y mejoras en la salud física, emocional y psíquica con muchas cosas, flores, acupuntura, antroposofía, imanes, masajes, reiki, etc, etc, etc
Basta, cada uno que piense, y utilie su sentido común.
Un beso