sábado, 17 de abril de 2010

EL PROPÓLEO (El Oro púrpura de Las Abejas)


http://elfilosofophotography.com/
(Esta foto es de mi cuñado y os recomiendo que visitéis su página, encontraréis imágenes de una gran belleza. Disfrutarlas.)


Amigos quiero compartir con vosotros lo que es el propóleo, algo maravilloso por el que debemos aplaudir a las abejas esos seres especiales, alados, con rayas y que a mi me han cautivado.


--> -->
Las abejas son verdaderamente irreemplazables; perderlas sería catastrófico para la vida. Y no es por la miel. La avanzada sociedad establecida entre ellas y las flores es uno de los procesos naturales más complejos y significativos del planeta. Esa colaboración de 100 millones de años es en gran parte responsable de toda la diversidad de especies y de que el Ser Humano sea la especie dominante.

El propóleo es una sustancia resinosa utilizada por las abejas para cubrir y proteger la colmena interiormente. Las abejas han sido dotadas por la naturaleza con un peculiar sistema de protección, que les permite resistir el ataque de enfermedades (hongos, parásitos y otros microorganismos que contaminan el medio ambiente), obtienen esta sustancia a partir de resinas de plantas medicinales, las yemas y cortezas de algunos árboles. Gracias a la acción antibiótica del propóleo, que protege de la actividad de virus y bacterias, la colmena es uno de los lugares más estériles conocidos y podría considerarse como el primer intento de la naturaleza por crear un sistema inmunológico.

El termino propóleo proviene del griego Propolis que significa “defensa de la ciudad” (Pro-antes de Polis-ciudad, lo cual se traduce como defensas antes de la ciudad o Defensor de la ciudad).

El hombre descubrió desde la más remota antigüedad que podía utilizar los propóleos para aliviar algunas de las enfermedades que le afectaban, apareciendo su uso medicinal en todos los documentos clásicos de las civilizaciones más antiguas como el “Papiero de Evers” (Tratado de la medicina del Antiguo Egipto), escrito en el año 1.700 A.C. La medicina popular atesoró el uso del los propóleos durante signos, principalmente en los países del Este de Europa por su acción estimulante sobre el sistema de defensas del organismo, aumentando la resistencia del organismo frente a las infecciones. Atendiendo a estas cualidades, los antiguos egipcios lo utilizaban en la momificación para la conservación de las vísceras de los faraones, evitando la descomposición de los cadáveres. Desde tiempos remotos, es conocido y empleado por sus propiedades terapéuticas, principalmente por su acción estimulante sobre el sistema de defensas del organismo.

Su principal importancia como complemento de la alimentación se basa en sus propiedades inmuno estimulantes.


El propóleo contiene una gran variedad de elementos:

Aminoácidos, vitaminas (B1, B2, B3, B5, B6, C, H, E, cada una con acciones específicas) minerales, y aceites esenciales, además de contener oligoelementos (El zinc, el potasio y el hierro, pequeños elementos químicos que intervienen en el metabolismo del organismo para nutrir nuestro sistema inmunológico), vitaminas y aminoácidos (unidades elementales constitutivas de las moléculas denominadas Proteínas; son pues con los que el organismo reconstituye permanentemente sus proteínas específicas, consumidas por la sola acción de vivir). etc. Entre todos estos compuestos destacan los bioflavonoides (antioxidantes, que previenen y luchan contra diferentes enfermedades) que son una de las sustancias más activas de su composición con carácter antiséptico. El propóleo en estado bruto contiene 500 veces más bioflavonoides que las naranjas, los cuales son considerados hoy en día beneficiosos en estados de convalecencia. No contiene albúminas, grasas ni hormonas.

No obstante, estudios científicos llevados a cabo por diversos investigadores en todo el mundo han demostrado que el efecto del propóleo se consigue gracias a la acción sinérgica (interacción) de todos sus componentes. Por su composición y propiedades suele recomendarse en caso de afecciones respiratorias recurrentes o en cualquier situación en la que las defensas del organismo están bajas, resulta un aliado contra afecciones como la otitis, faringitis, sinusitis, infecciones urinarias y periodontitis (piorrea) y al poseer una actividad de antirradicales libres, inhibe los procesos oxidativos, lo que se posesiona como un elemento importante contra el envejecimiento. Sus cualidades antioxidantes -además de reducir el efecto de los radicales libres- son responsables de la acción antiviral, al inhibir el desarrollo de virus patógenos. Además de su amplio efecto antibacteriano, el propóleo estimula la reacción inmunológica del organismo, complementando ambas funciones sin producir alteraciones de la flora bacteriana, cosa que ocurre con los antibióticos de síntesis. Otra virtud del propóleo es su capacidad de transportarse indistintamente a través de la sangre y la linfa, a todo el organismo.

Conozca el Propóleo

Origen: Esta maravillosa sustancia resinosa es el sistema inmunológico de los vegetales superiores (árboles). La abeja la recoge y transforma, para desinfectar la colmena, sellar grietas y embalsamar intrusos que no puede expulsar por su tamaño. El propóleo es lo que garantiza la total asepsia de un ambiente como la colmena, verdadero caldo de cultivo de virus y bacterias, a causa de sus tenores de temperatura y humedad.

Composición: Es muy variable, dependiendo de la flora y el clima de cada lugar. Pese a ser el producto más usado y más investigado de la colmena, aún no se ha concluido su estudio científico, iniciado recién en la década del 60 en Europa del este. Ya se le han detectado más de 250 elementos constitutivos y unos 50 principios biológicamente activos, lo que explica su gran cantidad de propiedades. Tiene resinas, bálsamos, aceites esenciales, minerales (más de 20 oligoelementos), vitaminas, aminoácidos (7 de los 8 esenciales) y más de 50 grupos de flavonoides.

Propiedades: Científicamente se le han demostrado 20 propiedades: es antibacteriano, antimicótico, anticolesterolémico, antiparasitario, antiinflamatorio, antioxidante, antitóxico, antialérgico, analgésico, anestésico, antituberculoso, antiviral, citostático, desodorante, epitelizante, estimulante de la inmunogenesis, fitoinhibidor, hemostático, hipotensor y termoestabilizador. Fundamentalmente es un magnífico biorregulador, rehaciendo la capacidad de defensa, funcionamiento y adaptación del organismo. Los oligoelementos justifican muchas virtudes del propóleo, pues -participando en procesos metabólicos, fermentativos y vitamínicos- contribuyen a la curación de estados anémicos, previenen la arteriosclerosis e incrementan la capacidad inmunológica del organismo.



Sus Beneficios en todo nuestro cuerpo


Aparato circulatorio: El propóleo combina efectos vaso-dilatadores e hipotensores, disminuye la fragilidad capilar, inhibe la oxidación del colesterol y normaliza la tensión arterial. Estos efectos se logran con el uso regular, no debiendo esperarse efectos mágicos en caso de crisis hipertensivas.

Vías respiratorias: Es un antibiótico de amplio espectro que no produce disbacteriosis y que se ha ganado merecidamente la fama de efectivo antigripal para catarros de las vías respiratorias altas, resfriado común, gripe de cualquier virus y cepa, sinusitis, otitis, bronquitis, asma bronquial, neumonía crónica, tuberculosis pulmonar.

Aparato digestivo: En este aspecto ejerce múltiples acciones: normaliza el peristaltismo intestinal, regula el apetito, ayuda a la regeneración de úlceras, es protector hepático y previene la parasitosis.

Estómago y colon: en casos de úlcera gástrica es de gran ayuda para combatir a la bacteria "Helicobacter Pylori" que se cree responsable de esta dolencia. Se han conseguido buenos resultados en algunos pacientes afectados por Diverticolitis, gastritis, enfermedad de Crohn y diarrea de candidiosis intestinal.

Dermatología: Su notable capacidad cicatrizante, desinfectante y antiinflamatoria lo hace indicado para heridas, quemaduras y afecciones de la piel. También resulta óptimo como fungicida (hongos) de amplio espectro.

Es fantástico en la lucha contra las micosis u hongos de la piel. Las personas postradas mucho tiempo en la cama y con llagas o ulceraciones también se pueden beneficiar en gran medida.

En las ulceraciones irritativas de los dedos de la mano, llamadas vulgarmente "alergia a detergentes de las amas de casa" se obtienen buenos resultados usando cremas a base Propóleo y Caléndula. También los sabañones mejoran mucho con la misma crema y la Psoriasis.

Acné: Frotar el área afectada con una gasa en la que se ha vertido cuatro gotas de tintura de propóleos.

Odontología: Incrementa la salud bucal por sus principios antisépticos, antibióticos y antiinflamatorios. Además estimula la generación de la dentina (esmalte dental) e impide la formación de caries y placa bacteriana. Buenos resultados en anginas, faringitis, laringitis, aftas bucales, Muguete y abscesos dentales.

Dolor de muela: Mojar una bolita de algodón con tintura de propóleos y colocarlo sobre el diente afectado. El dolor desaparecerá, en alrededor de veinte minutos.

Úlcera bucal o afecciones de garganta: Su acción antiinflamatoria y anestésica lo convierte en eficaz protector de la garganta y las cuerdas vocales. Realizar gargarismos con el contenido de tres gotas de tintura de propóleo en un vaso de agua tres veces al día. Después de realizar el gargarismo tragárselo.

Ginecología: las cándidas, llagas uterinas, inflamaciones vaginales y picazones suelen responder muy bien a los lavados de propóleo diluido en agua.

Usos y aplicaciones del Propóleo


Como preventivo tomar 3 gotas disueltas en agua antes del desayuno.

Se puede hacer frente a las infecciones respiratorias y afonías tomando una bebida preparada con zumo de limón y miel sin calentar a más de 37ºC, rebajado con un poco de agua, con un sorbete, haciendo gárgaras antes de tragar. Es un potente antiséptico e inmunoestimulante. Hay que tener cuidado con los dientes, ya que deja una aspereza importante en ellos y durante unos días duele al masticar si el limón ha contactado con los dientes.

También se puede tomar (en cantidad de unos 30g/75 kg de peso corporal al día) gel de hojas de aloe vera (Aloe barbadensis o Aloe ferox), en caso de no tener alguna contraindicación para esa persona el uso de esta planta. Es un potente regenerador de tejidos, antitumoral, antiséptico, antiviral, inmunopotenciador, epitelizante, etcétera.

Es aconsejable tomar antes del Aloe una toma de propóleo (3 gotas disueltas en agua) haciendo gárgaras antes de tragar. En caso de no soportar el sabor, acompañarlo de miel y nunca de ningún tipo de azúcar más o menos refinado, ya que absorbería gran parte de la composición del propóleo y perdería así su efectividad.

Para rematar la tarea, se aconseja acompañar todo esto con una infusión de plantas medicinales como el tomillo, el romero, el orégano, la menta, la hierbabuena, la manzanilla (todas ellas plantas con propiedades antisépticas e inmunoestimulantes) y una pequeña cantidad de hojas de lavanda (menos de un 8 por mil en peso: en exceso es neurotóxica), dejar enfriar hasta bajar la temperatura de 37ºC, añadir al vaso dos cucharaditas de miel que no haya sido calentada a más de 37ºC, y beberse la infusión así preparada haciendo gárgaras antes de tragar cada sorbo.

En cosmética natural se utiliza para la elaboración de cremas de belleza (cremas de noche, leches desmaquilladoras, leches corporales y preparados antiarrugas), desodorantes, debido a su agradable olor y en lociones para el afeitado, se emplea por ser propiedades antisépticas y anestésicas.

Contraindicaciones: Ninguna. No se han detectado reacciones alérgicas, ni toxicidad por sobredosis. Se ha demostrado perfectamente compatible y hasta complementario de otras prácticas terapéuticas. No se ha establecido una dosis máxima para tratamiento, sin embargo recordar que antes de tomar el propóleo u otro producto natural como tratamiento para alguna enfermedad, debe consultar con su médico.

Tener cuidado personas alérgicas a las picaduras de las abejas, se debe actuar con precaución a la hora de consumirlo como alimento y al usarlo de forma externa por primera vez, se debe probar en una pequeña zona de la piel para observar si, después de un tiempo, produce alguna urticaria o hinchazón.

Cuidados: Para mantener sus propiedades requiere que se lo preserve de la luz y de la temperatura, dada las delicadas características biológicas de sus componentes.

4 comentarios:

Hernat dijo...

¡Fántastico artículo sobre el propóleo!
Mi granito de arena:
El modo de extracción del propóleo consiste aprox en sustituír una de las paredes de la colmena por un panel lleno de agujeros y automáticamente las abejas llenan esos agujeros con propóleos, después el apicultor retira el panel y rasca dichos propóleos, por lo que en ningún momento hay sufrimiento por parte de ellas, sólo un poquito más de trabajo. Grácias abejitas por cuidar de nosotros, colaborando en nuestra salud.

Patrix Reloaded dijo...

Muy interesante la entrada y muy instructiva, llego aquí desde tus preciosos jabones morados, de verdad es que las abejas son una maravilla de insectos, los productos que nos regalan deberían estar mejor apreciados. Un abrazo

Mis Gaura dijo...

Gracias por el comentario Patrix y yo desde luego estoy entusiasada con estos pequeños y a la vez tan grandes seres.
Cuando hablo con los apicultores y me cuentan como tienen organizada la colmena, me quedo con la boca abierta.
Yo las mimo todo lo que puedo, cuando vienen a las flores de mi jardín, aunque siempre me gusta cortar para poner en un jarrón en casa, siempre les dejo a ellas las que veo que más les gustan en su recolección y es precioso verlas y luego como sus patitas se llenan de polen. En la foto se ve perfectamente, es de una abeja que estaba en el jardín y mi cuñado con su súper cámara la pilló.

Que me enrollo, es que estos temas me entusiaman. Hasta cuando quieras. Un abrazo.

budy dijo...

hola,soy budy me gustaria poder comprar el propoleo para probarlo y tambien algun jabon.
tengo un jabon que me dio lola de aloe vera y me encanta, haber si me pongo en contacto contigo.
un beso.